Desvelando la no religión: El caso del veganismo ético

En un veredicto legal histórico, el veganismo ético obtiene reconocimiento como una creencia filosófica distinta de la religión. Esta decisión trascendental lleva a una exploración crítica de la intersección entre la ética, la no religión y la ley en la sociedad contemporánea, redefiniendo nuestras perspectivas sobre los sistemas de creencias.

Lauren Strumos
Lauren Strumos
Explorando la intersección de la ley, la ética y el veganismo en una escena en el tribunal. Imagen de Politics and Rights Review.

El concepto de no religión sigue siendo en gran medida un territorio inexplorado en las discusiones legales sobre derechos humanos y discriminación. El caso de Jordi Casamitjana en el Reino Unido marca un momento crucial en este dominio poco explorado. Casamitjana, un vegano ético, se vio despedido de su empleo en la Liga Contra los Deportes Crueles. Sostuvo que esta acción constituía una forma de discriminación contra sus convicciones éticas profundamente arraigadas.

Este caso se centró en su divulgación de las inversiones de la organización en empresas involucradas en pruebas con animales, lo que él consideraba que contradecía sus principios éticos veganos. La decisión posterior del Tribunal de categorizar el veganismo ético como una creencia filosófica, merecedora de protección legal bajo la Ley de Igualdad de 2010, tiene importantes implicaciones. El fallo establece un precedente para los veganos éticos y abre el debate sobre el estatus legal de creencias que no son religiosas.

Este artículo tiene como objetivo diseccionar el complejo entorno legal y filosófico iluminado por el caso "Casamitjana". Explora cómo el fallo del Tribunal construye el veganismo ético como una creencia filosófica, mereciendo así las mismas protecciones legales tradicionalmente otorgadas a las creencias religiosas. Esta exploración cuestiona los paradigmas convencionales sobre lo que califica como un sistema de creencias digno de protección legal.

Navegar por las complejidades de este caso revela cómo el veganismo ético, cuando se construye como un fenómeno no religioso, perturba las categorizaciones legales y sociales establecidas. Esta interrupción invita a una comprensión más matizada de la no religión dentro del marco del derecho de los derechos humanos.

Definiendo el terreno: Veganismo ético y no religión

Para navegar por el intrincado paisaje de esta discusión, es crucial primero comprender los términos que sirven como su base: el veganismo ético y la no religión. El veganismo ético va más allá de una elección dietética; a menudo se define como una filosofía moral integral que estructura las relaciones cotidianas entre humanos y no humanos y se extiende a todos los aspectos de la vida. A menudo se manifiesta en elecciones de estilo de vida que van más allá de la alimentación e incluyen la ropa, los cosméticos e incluso el tipo de trabajo en el que uno se involucra.

Ethical veganism is not just an opinion or a lifestyle choice; it is a deeply held conviction that shapes one’s interactions with the world.

La no religión, por otro lado, no es meramente la ausencia de religión. Es una categoría compleja utilizada por los científicos sociales para indicar diversas creencias, perspectivas y prácticas que se encuentran en relación con pero se mantienen distintas de la religión. Es obvio lo que la no religión no es (es decir, religión), pero el contenido de la no religión, que incluye identidades, creencias, prácticas y valores no religiosos, es un área de interés académico reciente.

La no religión sirve como una lente conceptual a través de la cual podemos examinar la complejidad y sutileza del veganismo ético, que puede estar o no conceptualmente vinculado a la religión. Por ejemplo, algunas personas relacionan su veganismo con el principio de ahimsa, como se encuentra en el jainismo, el hinduismo o el budismo. Algunos veganos éticos son ateos y no establecen ninguna conexión entre su veganismo y la religión.

Veganismo ético: ¿Una creencia filosófica o religiosa?

La decisión del Tribunal en el caso Casamitjana se basa en una distinción crítica: la categorización del veganismo ético como una creencia filosófica en lugar de religiosa. Esta distinción sirve como punto de apoyo para las protecciones legales que el veganismo ético ahora disfruta bajo la Ley de Igualdad de 2010 del Reino Unido. El análisis del Tribunal se basa en el Código de Práctica Estatutario del Empleo del Reino Unido, que afirma que una creencia puede ser filosófica si no es religiosa. Así, la religión sirve como punto de partida conceptual para la comprensión del veganismo ético por parte del Tribunal.

El enfoque del Tribunal hacia el veganismo ético es bifacético. En primer lugar, establece que el veganismo ético no es una creencia religiosa, haciendo así que la religión sea relevante para su construcción como una creencia filosófica. En segundo lugar, argumenta que el veganismo ético, como una creencia filosófica protegida, debería recibir las mismas protecciones legales que las creencias religiosas. Este enfoque dual sitúa al veganismo ético en una relación compleja con la religión, incluso mientras busca distinguirlo de los sistemas de creencias religiosas.

Esta conceptualización del veganismo ético como una creencia filosófica que merece protección legal desafía las nociones tradicionales de qué creencias deben ser salvaguardadas legalmente. Amplía las leyes antidiscriminación para abarcar creencias que no son religiosas. Esto contribuye a profundizar nuestra comprensión de los derechos humanos en sociedades cada vez más diversas.

El caso Casamitjana ofrece una visión fascinante de cómo el sistema legal construye el concepto del veganismo ético en relación con la religión. El análisis del Tribunal sobre el veganismo ético como una creencia filosófica no es un procedimiento legal aislado. Forma parte de un marco legal más amplio, posicionando el veganismo ético dentro de una compleja red de conexiones, involucrando creencias religiosas y no religiosas.

El veganismo ético desafía las nociones tradicionales de religión y no religión.

Este marco complejo estructura meticulosamente e interconecta componentes, guiado por el enfoque del Tribunal en los principios morales del veganismo. Su objetivo principal es incorporar el veganismo en el marco protector del Código de Práctica Estatutario de Empleo, atribuyéndole un carácter similar al de la religión.

Este marco legal no es arbitrario; en cambio, gira en torno al énfasis del Tribunal en los valores éticos asociados al veganismo. Su objetivo principal es integrar el veganismo ético en las salvaguardias del Código, asemejándolo a una creencia cuasi religiosa. Esta caracterización surge de la sustancial calidad moral del veganismo ético, elevándolo de una simple opinión o punto de vista a una creencia filosófica que merece protección legal.

Conclusión

El caso Casamitjana ofrece una visión fascinante de cómo los actores sociales y legales construyen el veganismo ético. El Tribunal determina que el peso moral del veganismo ético de Casamitjana es similar al de la religión, lo que le ayuda a alcanzar el umbral legal de una creencia filosófica. En otras palabras, el veganismo ético de un individuo es una creencia que puede merecer protección legal contra la discriminación, al igual que las creencias religiosas.

El Tribunal sitúa el veganismo ético en relación con la religión, pero finalmente lo mantiene como una creencia filosófica distinta de la religión. La religión actúa como un telón de fondo conceptual en este caso.

Por esta razón, el veganismo ético puede considerarse como una forma de no religión. Esto no significa que el veganismo ético sea, de hecho, no religioso o incluso una creencia filosófica. Para algunas personas, su identidad como veganos éticos está íntimamente relacionada con sus creencias religiosas. Más bien, este caso demuestra cómo un fenómeno que no es intrínsecamente (no) religioso puede ser construido en la ley como una forma de no religión.

Adaptado de un artículo académico para una audiencia más amplia, bajo licencia CC BY 4.0

Compartir este artículo
Candidato a Doctor en Estudios Religiosos en la Universidad de Ottawa, Canadá, especializándose en No Religión.