Desigualdad de salud en Japón: COVID-19 y equidad

Al mejorar la equidad y la justicia en las políticas socioeconómicas, Japón puede mejorar significativamente la salud general de sus ciudadanos y allanar el camino hacia una sociedad más equitativa.

Masaya Kobayashi
Masaya Kobayashi
Una profesional de la salud japonés examina una muestra en un tubo de ensayo. Foto por Japanexperterna.se.
Puntos destacados
  • La seguridad financiera amortigua los impactos en la salud mental.
  • Las percepciones de justicia y equidad sociopolítica impulsan la salud psicológica.
  • Acciones gubernamentales rápidas y políticas proactivas mitigan la tensión mental y promueven la equidad social.
  • Un ingreso bajo se correlaciona con un mayor estrés psicológico.
  • El apoyo comunitario mejora los resultados en salud mental.

Explorando la desigualdad en salud

La pandemia de COVID-19 ha intensificado agudamente las desigualdades de salud existentes, particularmente en el bienestar psicológico. Esta exploración se centra en Japón, una nación a menudo vista como poseedora de un nivel uniforme de salud en su población.

Sin embargo, la crisis ha destacado disparidades significativas que se cruzan con dimensiones socioeconómicas, culturales y políticas. Este artículo examina cómo estos factores influyen colectivamente en el panorama de la salud mental en Japón.

Al analizar las variaciones en los resultados de salud psicológica entre diferentes grupos socioeconómicos durante la pandemia, nuestro objetivo es descubrir los efectos más profundos de las políticas públicas y las estructuras sociales en el bienestar mental.

El objetivo es proporcionar una comprensión integral de la desigualdad de salud en Japón, fomentando un debate sobre intervenciones efectivas para reducir estas disparidades y promover un entorno de salud más equitativo.

Disparidades de salud en medio del COVID-19

A medida que avanzaba la COVID-19, las diversas respuestas de Japón a la crisis afectaron profundamente el bienestar psicológico de sus ciudadanos. La pandemia no solo puso a prueba los sistemas de salud del país, sino que también expuso las disparidades socioeconómicas subyacentes que contribuyen a resultados de salud desiguales. La estabilidad económica resultó crucial; los individuos y comunidades con mayores recursos económicos experimentaron menos tensión psicológica, destacando el papel protector de la seguridad financiera contra el deterioro de la salud mental durante las emergencias de salud pública.

La relación entre las condiciones económicas y la salud psicológica está respaldada por una investigación extensa durante la pandemia de COVID-19.

Según nuestra investigación en 2020 y 2021, los factores socioculturales, incluida la satisfacción con la estratificación social y la confianza general entre las personas, influyeron significativamente en cómo diferentes grupos respondieron a la crisis. Los valores morales de igualdad y confianza dentro de las comunidades y la sociedad se vieron como amortiguadores contra el impacto psicológico de la pandemia, mientras que las áreas con menos cohesión comunitaria, equidad o confianza informaron niveles más altos de estrés y ansiedad.

Las acciones políticas, incluidas las decisiones políticas relativas a la implementación de la salud pública contra la COVID-19, fueron fundamentales para determinar la trayectoria de los resultados de salud. El reconocimiento de la equidad y la justicia en las políticas del gobierno es crítico, particularmente en lo que respecta a las regulaciones y sistemas de apoyo que afectan directamente a la población. Las medidas gubernamentales que abordaron rápidamente el alivio económico y social para las poblaciones afectadas pueden haber ayudado a mitigar algunos de los efectos adversos en la salud psicológica.

A lo largo de las sucesivas olas de la pandemia, estos factores interactuaron de maneras complejas, con cada ola revelando y a menudo exacerbando las desigualdades existentes.

Factores económicos y bienestar psicológico

La relación entre las condiciones económicas y la salud psicológica es clara y está respaldada por una investigación extensa, particularmente durante la pandemia de COVID-19. Nuestra investigación demostró cómo los niveles de ingresos/activos subjetivos y objetivos, así como la estabilidad económica o laboral general, correlacionaron fuertemente con los resultados de salud mental en la población japonesa. Las razones de esta correlación pueden ser las siguientes:

Los individuos con un estatus económico más alto generalmente muestran una mayor resiliencia psicológica, lo que puede atribuirse generalmente a un mejor acceso a la atención sanitaria de calidad, más oportunidades para participar en actividades que promueven la salud mental, como el ocio y la recreación, y menos estrés financiero, un factor de riesgo conocido para los trastornos mentales. La estabilidad económica proporciona los medios para permitirse tanto las necesidades como los lujos que mitigan el estrés, fomentando así un ambiente conducivo al bienestar mental.

Los factores sociopolíticos influyen críticamente en la salud psicológica.

Por el contrario, los niveles de ingresos más bajos están asociados con numerosos desafíos psicológicos. La inseguridad financiera a menudo conduce a estrés crónico, ansiedad y depresión. La lucha por satisfacer las necesidades básicas o planificar el futuro crea un estado continuo de preocupación e incertidumbre, afectando gravemente la salud mental. Además, las personas con ingresos más bajos suelen tener menos acceso a los servicios de salud mental, lo que exacerba el problema al retrasar el diagnóstico y tratamiento de los problemas de salud mental.

Durante la pandemia, estas disparidades económicas se hicieron más pronunciadas a medida que muchas personas enfrentaron inseguridades laborales, reducción de horas de trabajo o paralización de operaciones comerciales. Los impactos en la salud mental fueron inmediatos y severos para aquellos sin suficientes amortiguadores económicos. En contraste, aquellos que mantuvieron su estatus económico o tenían ahorros significativos estaban mejor equipados para manejar los impactos psicológicos de la pandemia.

Además, nuestro análisis también reveló el papel crítico de las intervenciones gubernamentales en mitigar los efectos adversos de la inestabilidad económica sobre la salud psicológica. Las políticas que fomentan la equidad y justicia en la percepción de los ciudadanos los animaron a superar sus dificultades. En consecuencia, diversas políticas que proporcionan apoyo financiero, como pagos directos, beneficios de desempleo o atención médica subvencionada, son esenciales para mantener la estabilidad mental entre las poblaciones económicamente vulnerables durante la pandemia.

Dimensiones sociopolíticas de la salud

Dado estos hallazgos, los factores sociopolíticos influyen críticamente en la salud psicológica, especialmente a través de las lentes de la equidad y justicia y su papel en la desigualdad de salud. Las percepciones de equidad y justicia dentro del marco sociopolítico moldean significativamente el bienestar individual. Además, las políticas orientadas a reducir las disparidades sociales y mejorar la equidad no solo impactan el bienestar, sino que también contribuyen a una estructura societal más equitativa.

Mejorar la salud psicológica a nivel nacional requiere un compromiso con la equidad y justicia.

Según nuestro estudio, las personas que perciben sus sistemas sociales y políticos como encarnaciones de equidad y justicia generalmente informan una mejor salud psicológica. Este sentido de justicia puede amortiguar el estrés asociado con la desigualdad y discriminación. Además, fomentar activamente políticas que mejoren la equidad social es crucial para mitigar los efectos de las disparidades económicas y sociales que a menudo conducen a resultados de salud deficientes.

Por el contrario, las injusticias percibidas o la exposición crónica a un trato injusto pueden llevar a un aumento del estrés, la ansiedad y el bienestar disminuido. Esto es particularmente evidente en poblaciones que enfrentan inequidades sistémicas, donde la falta de equidad sociopolítica se correlaciona directamente con niveles más altos de angustia psicológica.

Por lo tanto, las intervenciones gubernamentales orientadas a abordar estas disparidades son fundamentales para moldear los resultados de salud pública. Las iniciativas que mejoran activamente la equidad sociopolítica, no solo en la atención médica sino en todos los sectores, pueden mejorar significativamente la salud mental colectiva de una población. Al implementar políticas que aseguran un acceso equitativo a los recursos, proporcionan un apoyo robusto para los grupos desfavorecidos y protegen los derechos civiles, los gobiernos pueden fomentar una sociedad más sana y justa.

En resumen, la relación entre los factores sociopolíticos y la desigualdad en salud subraya el profundo efecto que la justicia y la equidad tienen en el bienestar psicológico. Es esencial para la salud general de la sociedad asegurar que la equidad impregne cada aspecto del paisaje sociopolítico.

Análisis multidimensional de la salud psicológica

Un análisis detallado de los factores que afectan la salud psicológica revela el impacto significativo del estatus socioeconómico, así como de los entornos naturales y educativos en el bienestar mental. Empleando datos estadísticos, la exploración demuestra cómo estos factores multidimensionales interactúan para configurar el panorama de la desigualdad en salud.

El estatus socioeconómico emerge como un factor prominente; individuos de entornos socioeconómicos más altos generalmente experimentan menos problemas de salud mental, lo que puede atribuirse a un mejor acceso a recursos de atención médica, opciones de estilo de vida más saludables y menos exposición a factores estresantes como la inestabilidad financiera. Además, las elecciones de estilo de vida, incluyendo la dieta, el ejercicio y las actividades de ocio, pueden desempeñar un papel crucial. Participar en comportamientos saludables contribuye a una mejor salud mental y actúa como un amortiguador contra los efectos negativos del estrés y la ansiedad.

La estratificación social o clase social y la confianza social influyen significativamente en el bienestar psicológico. Las comunidades caracterizadas por altos niveles de igualdad social, solidaridad y apoyo suelen tener un mejor desempeño en las evaluaciones de salud mental. Estas comunidades proporcionan un sentido de seguridad y estabilidad que puede mitigar el impacto de las crisis personales y económicas, resaltando el papel crítico de los vínculos sociales y la salud comunitaria colectiva.

Integrar estos factores en las estrategias de salud pública es esencial. Las políticas que abordan las disparidades económicas, promueven estilos de vida saludables y fomentan la equidad social son necesarias para reducir la desigualdad en salud y mejorar el bienestar psicológico colectivo. Adoptar un enfoque holístico para estos problemas no es solo beneficioso; es crucial para cultivar una sociedad más saludable donde el bienestar mental sea accesible para todos.

Conclusión: Hacia una sociedad más justa

Los hallazgos de este análisis abogan fuertemente por estrategias sociopolíticas integradas para mitigar las disparidades de salud psicológica en Japón. Al mejorar la equidad y la justicia en las políticas socioeconómicas, Japón puede mejorar significativamente la salud general de sus ciudadanos y allanar el camino hacia una sociedad más equitativa. La correlación innegable entre la equidad sociopolítica y el bienestar psicológico destaca la necesidad de abordar esto a través de medidas políticas integrales.

Las estrategias que abarcan los sectores económico, social y de salud deben sincronizarse para combatir efectivamente la naturaleza multidimensional de la desigualdad en salud. Las políticas que aseguran la justicia socioeconómica, como el acceso equitativo a la atención médica, el apoyo económico para los desfavorecidos y prácticas laborales justas, contribuirán colectivamente a una sociedad más saludable y próspera.

En última instancia, mejorar la salud psicológica en toda la nación requiere un compromiso con la equidad y la justicia que trascienda los límites políticos tradicionales. Al adoptar tal enfoque, Japón no solo puede mejorar el bienestar de su población actual, sino también sentar las bases para que las futuras generaciones prosperen en una sociedad que valora y defiende los principios de equidad y justicia.

Politics and Rights Review ha adaptado el artículo académico titulado "Multi-Dimensional Dynamics of Psychological Health Disparities under COVID-19 in Japan: Fairness/Justice in Socio-Economic and Ethico-Political Factors", escrito por Masaya Kobayashi, Hikari Ishido, Jiro Mizushima, y Hirotaka Ishikawa. Este artículo fue publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health en 2022 (Volumen 19, Edición 24) y está licenciado bajo CC BY 4.0. La adaptación fue revisada por el autor principal y aprobada por los coautores.

Cómo citar este artículo

Kobayashi, M. (2024, 21 de abril). Desigualdad de salud en Japón: COVID-19 y equidad. Politics and Rights Review. https://politicsrights.com/desigualdad-de-salud-japon-covid-19-equidad
DOI: 10.5281/zenodo.11004555
Compartir este artículo
Decano de la Escuela de Posgrado de Ciencias Sociales y profesor de Filosofía Política, Filosofía Pública y Política Comparada en la Universidad de Chiba, Japón. Director de la Sociedad Japonesa de Psicología Positiva de la Salud y jefe del Centro de Investigación en Asuntos Públicos. Fue investigador en la Universidad de Tokio y erudito visitante y Bye-Fellow en la Universidad de Cambridge, su experiencia abarca la filosofía política, la psicología positiva, la política pública y el pensamiento comparativo.