Dinámicas y desafíos del federalismo multinacional

Las banderas de Canadá y Quebec ondean en armonía ante el icónico Château Frontenac, ejemplificando el espíritu del federalismo multinacional en el corazón de la Ciudad de Quebec. / Foto de Phiend

Choque de legitimidades es la última entrega de una trilogía que comenzó con Más allá de la nación unificadora y continuó con Época de incertidumbres . Esta serie de libros explora las sutilezas y complejidades del federalismo multinacional y la diversidad nacional. Cada libro, aunque diferente en su enfoque y análisis, contribuye al desarrollo de un marco integral para comprender estos conceptos.

La Raison du plus fort se enfoca en la importancia de los elementos normativos en las sociedades multinacionales, mientras que Época de incertidumbres ofrece una reflexión filosófica sobre el papel de los estados en la gestión de la diversidad nacional y el federalismo. Juntas, estas obras sientan las bases para Choque de legitimidades, que sintetiza y amplía las ideas previamente desarrolladas, ofreciendo una nueva perspectiva sobre la relación dinámica entre mayorías y minorías en los estados contemporáneos. Esta trilogía contribuye a la comprensión de los problemas actuales del federalismo y la diversidad nacional en un contexto global en constante evolución.

La razón del más fuerte

La Raison du plus fort se concentra en integrar los principios normativos de las filosofías liberales contemporáneas para comprender y empoderar a las comunidades dentro de las entidades estatales. Esta obra enfatiza la necesidad de respetar principios como la justicia, la igualdad, la libertad, la fraternidad y la solidaridad, esenciales para la estabilidad y legitimidad de los estados.

Sin reconocimiento del pluralismo nacional, las sociedades comprometen su potencial político.

El libro examina la tensión entre el principio comunal, igualitario y democrático, aplicado de manera diferente según la orientación multinacional o territorial de las federaciones. A través de ejemplos de Canadá y Bélgica, explora cómo las decisiones políticas influyen en la dinámica entre las comunidades nacionales y los gobiernos centrales.

En Canadá, la reticencia de la mayoría a respaldar el principio comunitario se contrarresta con el reconocimiento de la legitimidad democrática de Quebec en momentos clave. En Bélgica, el énfasis en la compartimentación cultural y lingüística y la capacidad estatal ha llevado a resultados de fragmentación identitaria similares a los observados en Canadá, aunque por caminos diferentes. Estos casos resaltan la complejidad de las relaciones dentro de los estados federales y la necesidad de enfoques diversificados para enfrentar los desafíos del federalismo multinacional.

Época de incertidumbres

Época de incertidumbres adoptó un enfoque más filosófico para explorar las complejidades del federalismo y la diversidad nacional. Este trabajo buscó estimular una reflexión profunda entre actores políticos y sociales sobre el funcionamiento del Estado y la distribución de funciones soberanas, teniendo en cuenta las necesidades y expectativas de las naciones minoritarias dentro de estados multinacionales.

El libro enfatizó la necesidad de que los estados repiensen los fundamentos de sus relaciones de poder, en respuesta a las aspiraciones nacionales de las comunidades políticas que han participado en el pacto constitucional. Esta reevaluación tiene como objetivo satisfacer mejor las necesidades de afirmación nacional y fortalecer la legitimidad de las estructuras políticas existentes.

En este trabajo se presentaron dos ideas principales. En primer lugar, se argumentó que el nacionalismo liberal, quizás más que cualquier otra forma de liberalismo, posee las cualidades fundamentales necesarias para establecer prácticas democráticas más completas e inclusivas. Esta perspectiva busca abordar las críticas frecuentes que ven al nacionalismo como un peligro para las sociedades contemporáneas, proponiendo un modelo en el que el nacionalismo y el liberalismo no solo son compatibles, sino también complementarios.

En segundo lugar, el trabajo destacó que el ideal federal solo puede florecer plenamente en democracias liberales maduras. Esta idea va en contra de las teorías liberales clásicas, heredadas de la Ilustración, y propone una renovación del pensamiento humanista. La contribución de Yael Tamir, con su obra Liberal Nationalism, fue particularmente influyente al interconectar el liberalismo y el nacionalismo de manera innovadora.

En oposición a las ideas de John Rawls, aunque reconociendo sus contribuciones a la concepción del liberalismo individual, este libro propuso una reorientación de las relaciones de autoridad, enfatizando el pluralismo nacional como un elemento central de la estructura del Estado. Este enfoque subraya que sin un reconocimiento adecuado del pluralismo nacional, las sociedades corren el riesgo de comprometer su potencial y hacer que sus acciones políticas sean menos legítimas. Por lo tanto, este trabajo propone un marco en el que el individuo y la comunidad se consideran de manera equilibrada, ofreciendo una visión renovada de la convivencia armoniosa dentro de estados multinacionales.

Choque de legitimidades

Choque de legitimidades se centra en el establecimiento de modelos políticos abiertos al reconocimiento de las naciones dentro de estados multinacionales, un concepto aplicable tanto en Occidente como en Oriente. Este trabajo trasciende la simple programación de investigación para ofrecer una reflexión profunda sobre el estado actual del pensamiento federal, basándose en ejemplos canadienses y europeos, así como en la evolución de las instituciones internacionales en términos de soberanía compartida.

El libro, estructurado en siete capítulos, comienza explorando la evolución de los estados y su interacción con los derechos de las naciones minoritarias, resaltando la tensión entre legalidad y legitimidad en contextos políticos complejos.

El segundo capítulo discute las políticas nacionales impuestas por los gobiernos centrales, a menudo en detrimento del federalismo multinacional y la soberanía de los estados miembros.

El tercer capítulo examina la realización del multinacional como sujeto político y la adopción de la soberanía relacional para enfrentar los desafíos inherentes a las sociedades democráticas complejas.

El cuarto capítulo ofrece una crítica del orden político canadiense, resaltando las narrativas históricas en competencia y la tendencia del gobierno central a adoptar políticas de reconocimiento mínimas. Este análisis se extiende a la transición de Canadá a un estado posnacional.

El quinto capítulo continúa este tema al evaluar el valor de la diversidad en todas sus formas para las democracias liberales avanzadas.

El sexto capítulo se centra en las prácticas de las organizaciones internacionales en lo que respecta al reconocimiento del derecho a la autodeterminación. Aborda el tema del compartimiento de la soberanía y los atributos específicos de diferentes regímenes, destacando los avances y retrocesos de las naciones en busca de reconocimiento.

Finalmente, el séptimo y último capítulo explora el potencial del estado federal multinacional para las naciones que buscan la afirmación, especialmente en un contexto en el que las potencias internacionales son reacias a la aparición de nuevos estados. Destaca la necesidad de escenarios de empoderamiento para las naciones dentro de estados multinacionales, para contrarrestar los desequilibrios políticos dentro de federaciones democráticas complejas.

Conclusión

En resumen, estos tres trabajos, aunque distintos en su enfoque y contenido, tejen juntos una narrativa coherente sobre la complejidad del federalismo multinacional y la diversidad nacional.

Choque de legitimidades ofrece una perspectiva enriquecida y actualizada sobre estos temas, construyendo sobre los cimientos establecidos por las dos primeras obras, al mismo tiempo que abre nuevas vías de reflexión sobre el papel y el lugar de las naciones minoritarias en las sociedades democráticas contemporáneas.

Compartir este artículo
Presidente de la Sociedad Real de Canadá, titular de la Cátedra de Investigación de Canadá en Estudios de Quebec y Canadá, director del Centro de Análisis Político: Constitución y Federalismo, y profesor titular en el Departamento de Ciencia Política de la UQAM, Montreal.