Teoría del multiculturalismo justo y razonable: Una perspectiva liberal

Fomentar la armonía entre la diversidad cultural y los valores democráticos mejora la cohesión social y promueve el respeto mutuo en las sociedades multiculturales.

Raphael Cohen-Almagor
Raphael Cohen-Almagor
En medio de las sutilezas de la Francia multicultural, las mujeres con velo enfrentan desafíos sociales distintivos. Foto de Hernán Piñera.

Desde finales del siglo XX, mis intereses académicos han girado en torno a la interacción matizada entre la religión y las dinámicas culturales. Mis búsquedas académicas estaban principalmente ancladas en las dimensiones éticas de los medios de comunicación y la atención sanitaria hasta que un momento pivotal en 2011 catalizó un cambio de enfoque. La afirmación del Primer Ministro David Cameron de que el multiculturalismo no solo había fracasado, sino que también había contribuido a la radicalización de los musulmanes británicos marcó un punto de inflexión significativo. Cameron criticó las políticas multiculturales del estado por fomentar que las comunidades vivan en aislamiento, fallando así en integrarse en el tejido social más amplio y alinearse con sus valores.

Esta crítica del multiculturalismo por parte del Primer Ministro, que consideré innecesaria y provocativa, parecía exacerbar las divisiones dentro de la sociedad británica. Críticas previas ya habían cuestionado la compatibilidad del multiculturalismo con la democracia y sus implicaciones para mujeres y niños, sin embargo, la afirmación vinculándolo directamente con el extremismo y el terrorismo fue extraordinariamente irresponsable. Esto impulsó mi decisión de autor un volumen comprensivo abordando el liberalismo, el multiculturalismo y la tolerancia.

La premisa fundamental del libro postula que no todas las prácticas culturales pueden justificarse bajo la apariencia de libertad cultural.

En mi libro Just, Reasonable Multiculturalism, argumento la factibilidad de armonizar el liberalismo con el multiculturalismo, basándome en el legado intelectual de pensadores como Kant, Mill, Rawls, Kymlicka y Habermas. Mi teoría del multiculturalismo justo y razonable sugiere que la democracia liberal puede coexistir con el rico tapiz de diversidad cultural y religiosa, planteando el desafío de determinar el ámbito legítimo de intervención del estado liberal contra prácticas culturales iliberales.

Multiculturalismo razonable dentro de la democracia liberal

La premisa fundamental del libro postula que no todas las prácticas culturales pueden justificarse bajo la apariencia de libertad cultural. Establece un marco liberal para responder a las normas culturales o religiosas que plantean un posible daño. Los primeros capítulos desglosan los fundamentos conceptuales del multiculturalismo justo y razonable, centrados en la justicia, la razonabilidad, el arte del compromiso, la democracia deliberativa y el uso de la coerción.

El concepto de “Multiculturalismo Razonable” es un aspecto vital para entender cómo los valores multiculturales pueden coexistir dentro de un marco democrático liberal. Esta noción busca un punto medio donde las normas y prácticas culturales de los grupos minoritarios sean reconocidas y respetadas, siempre y cuando se alineen con los valores generales de la democracia liberal, como la libertad individual, la igualdad y la justicia.

La esencia del liberalismo aboga por el respeto igualitario a todos los seres humanos.

El libro se adentra en los fundamentos filosóficos del multiculturalismo razonable, aprovechando el concepto rawlsiano de justicia y los principios de la democracia liberal para abogar por una sociedad que respeta y acomoda la diversidad cultural manteniendo un compromiso con los valores democráticos fundamentales. Aborda la problemática de las prácticas culturales que discriminan contra mujeres y minorías, ilustrando la tensión entre los derechos de grupo y la protección de los derechos individuales dentro de contextos multiculturales.

Se propone el multiculturalismo razonable como un marco que equilibra el respeto por la diversidad cultural con la necesidad de proteger los valores de la democracia liberal. Enfatiza la importancia de la razonabilidad en la formulación de políticas y actitudes sociales, sugiriendo que un compromiso con el diálogo, el respeto mutuo y la búsqueda de compromisos justos puede facilitar la coexistencia pacífica de culturas diversas dentro de una sociedad democrática.

Abordando la tradición y el honor: La intersección del multiculturalismo y los derechos de la mujer

El diálogo sobre multiculturalismo y derechos de las mujeres a menudo revela una intersección desafiante donde las prácticas culturales entran en conflicto con los valores democráticos liberales, particularmente en lo que respecta a la autonomía y la dignidad de las mujeres. La crítica de la reconocida feminista Susan Okin destaca una preocupación importante: muchas culturas, bajo el pretexto de tradición y honor, imponen controles que subordinan a las mujeres, afectando su capacidad para llevar vidas significativas comparables a las de los hombres. Esto plantea preguntas sobre la compatibilidad del multiculturalismo con los derechos de las mujeres y la democracia liberal.

Okin sostiene que el multiculturalismo, al promover los derechos de grupo, puede inadvertidamente sostener la discriminación contra las mujeres, abogando por un enfoque centrado en el individuo hacia el liberalismo. Esta perspectiva enciende un debate sobre si es factible honrar los derechos de grupo sin comprometer los derechos de las mujeres. La esencia del liberalismo, basada en la dignidad de la persona, aboga por un respeto igualitario para todos los seres humanos, desafiando prácticas que socavan drásticamente este principio.

Este discurso subraya una reflexión más amplia dentro de las sociedades liberales sobre cómo reconciliar el respeto por la diversidad cultural con el imperativo de salvaguardar los derechos individuales, especialmente los de las mujeres y los niños. Encontrar un equilibrio requiere enfoques matizados y sensibles al contexto que respeten las identidades culturales mientras mantienen de manera inequívoca los principios de igualdad y dignidad humana.

El daño físico, como se manifiesta en prácticas como la mutilación genital femenina (MGF) o los asesinatos por honor, viola totalmente las normas liberales, presentando casos claros donde la intervención está justificada. No tienen lugar en sociedades liberales y los países liberales deben esforzarse por ver que esas prácticas dejen de existir en su medio. Tales prácticas no solo son intrínsecamente incorrectas sino que también representan graves violaciones de los derechos humanos, exigiendo que las democracias liberales actúen de manera decisiva.

La tradicional dicotomía del liberalismo entre acciones autoreferentes y heterorreferentes proporciona un marco, sin embargo la aplicación en contextos multiculturales está plagada de dilemas morales, especialmente en lo que concierne a los derechos de los niños versus las tradiciones comunitarias. Las intervenciones deben navegar cuidadosamente la línea fina entre respetar las tradiciones culturales y proteger a los individuos vulnerables. Dos casos en cuestión son la circuncisión masculina y la negación de educación a los niños. Las democracias liberales deberían equilibrar intereses en competencia.

Las democracias liberales deben equilibrar intereses en competencia.

Respecto al primero, propongo una forma novedosa que sea segura y lo menos dolorosa posible para los bebés, y que no ofenda los sentimientos religiosos. Mi propuesta proporciona un punto medio entre la tradición y la protección de los derechos del niño. Recomiendo que la circuncisión masculina se realice con anestesia local. Si es realizada por un médico calificado, se requiere un bloqueo del anillo (o anestesia por inhalación) combinado con sacarosa oral y crema EMLA. Si es realizada por un circuncidador calificado, se requiere anestesia local no invasiva y sacarosa oral.

Respecto a negar la educación a los niños, sugiero otro camino medio razonable y justo entre las visiones del mundo liberales y religiosas, uno que respeta el derecho del niño al auto-desarrollo. Las democracias liberales deberían abrir canales de comunicación con comunidades religiosas que restringen la educación de sus hijos (como los Amish). A través de la deliberación y la búsqueda de compromisos razonables y constructivos, basados en el respeto mutuo y llevados a cabo de buena fe, las democracias liberales deberían equilibrar intereses en competencia: perpetuar la comunidad religiosa en cuestión contra el auto-desarrollo de los niños y el derecho de los niños a un futuro abierto. En la misma línea, levanto una voz clara contra la negación de la educación de las mujeres.

La última parte del libro examina dos casos de país significativos: uno centrado en los desafíos y tensiones del multiculturalismo en Francia, y el otro profundizando en las complejidades culturales y políticas en Israel. Ambas sociedades discriminan contra las minorías en nombre de la seguridad.

El multiculturalismo y la laicidad en Francia: Navegando desafíos seculares

En Francia, la reacción a diversas formas de coberturas faciales, desde máscaras antipolución hasta velos musulmanes, resalta una inquietud social más amplia arraigada en la incapacidad de ver rostros. Esta inquietud subraya la importancia de las expresiones faciales en las interacciones sociales, reflejando problemas más profundos de aceptación e integración multicultural. El enfoque del estado francés hacia el multiculturalismo, particularmente su manejo de las costumbres islámicas, revela la tensión entre el secularismo y la diversidad cultural.

El modelo francés de republicanismo contrasta marcadamente con el énfasis del liberalismo anglosajón en los derechos individuales y el pluralismo.

De hecho, el debate sobre el vestido musulmán en Francia, a menudo percibido como un asunto de libertad secular vs. religiosa, destaca la compleja interacción entre mantener el secularismo y acomodar la diversidad cultural. Esta tensión refleja una lucha más amplia para alinear los valores republicanos seculares de Francia con su realidad multicultural. A medida que Francia continúa navegando estos desafíos, el equilibrio entre mantener principios seculares y respetar la diversidad cultural sigue siendo una preocupación crítica para la República.

Las luchas de Francia con la integración de las comunidades musulmanas se han exacerbado por ataques terroristas, llevando a un aumento del miedo, resentimiento y sospecha hacia el Islam. Estos desafíos han provocado intensos debates sobre la ciudadanía, inmigración y el papel de la laicidad.

La laicidad, diseñada para mantener un espacio público secular, ha estado al frente de estos debates, especialmente con respecto a los códigos de vestimenta islámicos en las escuelas. La controversia del hiyab de 1989 y las subsiguientes respuestas políticas, incluidas las recomendaciones de la Comisión Stasi, subrayan los esfuerzos de Francia para reconciliar el secularismo público con la libertad religiosa.

Mi investigación demuestra cómo el concepto de multiculturalismo se entiende de manera diferente en el mundo anglosajón y en Francia. Mientras que en el discurso anglosajón, el multiculturalismo es criticado pero algunos liberales abrazan el multiculturalismo y lo perciben como enriquecedor y deseable, en Francia las críticas al multiculturalismo son más severas, enmarcando el multiculturalismo como un concepto peligroso que es detrimental para la democracia, los derechos de las mujeres y el orden público.

Sin embargo, estas críticas no logran reconocer el potencial del multiculturalismo para mejorar los valores democráticos si se establecen mecanismos de protección para los grupos vulnerables. El modelo francés de republicanismo, caracterizado por un estado unitario fuerte y una preferencia por las libertades políticas sobre las libertades personales, contrasta marcadamente con el énfasis del liberalismo anglosajón en los derechos individuales y el pluralismo.

Equilibrando la democracia con una identidad judía

Al abordar la situación en Israel, el libro investiga cómo la nación navega la tarea intrincada de alinear su identidad de estado judío con sus objetivos democráticos liberales, particularmente con respecto a su significativa minoría árabe/palestina (21% de la población). Las diversas auto-identificaciones de esta minoría —como palestina, árabe, árabes israelíes o árabes palestinos en Israel— reflejan el desafío general de mantener derechos y libertades equitativos en un estado que enfatiza su esencia judía.

El nacionalismo judío a veces se ha reforzado en detrimento de los principios igualitarios liberales.

Esta tensión entre los ideales democráticos de Israel y su identidad judía es central para entender el enfoque del estado hacia el multiculturalismo y los derechos de las minorías. Mientras Israel aspira a mantener valores democráticos liberales, la realidad para sus ciudadanos árabes/palestinos a menudo refleja una brecha entre estas aspiraciones y su experiencia vivida. Esta brecha plantea preguntas sobre la autenticidad de la democracia de Israel y su compromiso con prácticas genuinamente inclusivas.

Como una democracia joven bajo estrés continuo, el viaje de Israel está marcado por sus esfuerzos para abrazar la diversidad nacional, cultural y religiosa mientras navega los desafíos inherentes planteados por sus preocupaciones de seguridad y la prioridad dada a los valores judíos. El marco legal y las políticas del estado históricamente se han inclinado hacia reforzar el nacionalismo judío, a veces en detrimento de los principios igualitarios liberales. A pesar de los esfuerzos por acomodar y comprometer, un enfoque completamente inclusivo hacia el igualitarismo sigue siendo elusivo.

El diálogo sobre los derechos de las minorías, la libertad religiosa, la identidad nacional, la democracia, la seguridad y la paz en Israel continúa evolucionando, reflejando la tarea compleja de lograr una democracia multicultural que respete su población diversa. El intento de Israel de equilibrar su esencia judía con principios democráticos subraya el debate en curso y la necesidad de un camino que honre tanto su compromiso con sus ciudadanos como su identidad fundacional. La tarea de redondear el círculo, manteniendo tanto el carácter judío como el democrático del estado, no es fácil de lograr.

La esencia de la democracia liberal en sociedades multiculturales

Las democracias liberales encarnan el principio de que todos los individuos son libres e iguales, mereciendo respeto y reconocimiento mutuos. Esta creencia fundamental subraya la importancia de la democracia participativa, donde cada ciudadano tiene voz en las decisiones que afectan sus vidas. Tal inclusividad enriquece la democracia, permitiendo que una diversa gama de concepciones de la buena vida coexista y beneficie colectivamente a la sociedad. Sin embargo, el desafío democrático en contextos multiculturales es delinear límites para asegurar que las prácticas culturales minoritarias no infrinjan los valores democráticos liberales de respeto, igualdad y minimización del daño.

Al abordar prácticas culturales que causan daño, ya sea físico o no físico, las democracias liberales tienen la tarea de realizar un delicado acto de equilibrio. El estado debe actuar como un árbitro imparcial, aplicando la justicia de manera equitativa mientras concilia intereses divergentes sin sesgo ni interés propio. Esto implica proteger a los individuos, particularmente a las mujeres y niños, de las normas culturales que les niegan sus derechos humanos básicos en nombre de la tradición o el honor.

Rechazando la noción de que el multiculturalismo es perjudicial para la democracia o inherentemente dañino para las mujeres, este enfoque pide medidas protectoras para mantener los derechos humanos universalmente. El verdadero multiculturalismo, apoyado por principios liberales de libertad y dignidad humana, afirma que la prosperidad cultural y el respeto por la identidad no solo son compatibles con, sino que también enriquecen las sociedades democráticas. La educación juega un papel primordial en este contexto, permitiendo que los grupos minoritarios mantengan su patrimonio cultural mientras se alinean con los valores sociales más amplios.

La participación ciudadana es importante también. Además, este enfoque matizado del multiculturalismo en las democracias liberales enfatiza la necesidad de una democracia deliberativa, donde el diálogo abierto y el compromiso facilitan una coexistencia justa y razonable de culturas diversas. Valorando las contribuciones de todos los grupos culturales y respetando la autonomía individual dentro de un marco de reconocimiento mutuo, las democracias liberales pueden navegar las complejidades del multiculturalismo, asegurando que el vibrante mosaico de identidades culturales fortalezca el tejido democrático en lugar de socavarlo.

Compartir este artículo
Ph.D. en Teoría Política de la Universidad de Oxford. Ocupa la Cátedra de Política y dirige el Grupo de Estudio de Medio Oriente en la Universidad de Hull. Ha enseñado en instituciones de todo el mundo, incluyendo Oxford (Reino Unido), UCLA, Johns Hopkins (EE. UU.), Jerusalén y Haifa (Israel), y la Universidad Nirma (India). Se desempeñó como Senior Fellow en el Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos, Washington DC, y como Profesor Visitante Distinguido en la Facultad de Leyes, University College London.