Cuba totalitaria en el CDH de la ONU: ¿Una burla a los derechos humanos?

El gobierno cubano continúa siendo un violador sistemático de los derechos humanos, y existe abundante evidencia que demuestra su patrón de represión.

Karel J. Leyva
Karel J. Leyva
Agitación cívica y represión en Cuba: Un vistazo a las protestas del 11 de julio de 2021 que muestran la absurdez de la presencia de Cuba en el CDH de la ONU. Foto de Yamil Lage/AFP via Getty Images.

El debate en torno a Cuba en el CDH de la ONU se ha intensificado en los recientes debates internacionales centrados en los derechos humanos. El CDH de la ONU, a menudo considerado como un defensor global primario de los derechos, genera una controversia significativa cuando se compara con la membresía de Cuba. Tal participación no solo plantea preguntas sobre la historia de derechos humanos de Cuba, sino que también suscita preocupaciones acerca de la integridad y los criterios del Consejo.

El compromiso con la promoción y protección de los derechos humanos sigue siendo el núcleo de la misión del CDH de la ONU. Sin embargo, la presencia continua de Cuba en el CDH de la ONU plantea una paradoja desafiante. Algunos sostienen que esta membresía proporciona una vía para el diálogo y posibles reformas; otros la perciben como una erosión de los valores fundamentales del Consejo.

Dentro del intrincado ámbito de las relaciones internacionales, las distinciones entre diplomacia política y auténtica defensa de los derechos humanos a menudo se difuminan. El papel de Cuba en el CDH de la ONU pone de relieve este dilema, instando a una reflexión profunda sobre el delicado equilibrio entre compromisos diplomáticos y el inquebrantable compromiso con los principios de los derechos humanos.

Este artículo se esfuerza por navegar por las complejidades inherentes a la asociación de Cuba con el CDH de la ONU. A través de una exploración de sus lazos históricos con la comunidad internacional, sus posiciones dentro del Consejo y las críticas resultantes, este análisis busca proporcionar una comprensión de los desafíos y las implicaciones que conlleva la participación de Cuba en el CDH de la ONU.

Trasfondo histórico

 

La trayectoria internacional de Cuba desde la revolución de 1959 ha sido una de intrigantes dicotomías. Mientras la nación isleña lidiaba con su nueva identidad socialista bajo el liderazgo de Fidel Castro, adoptó una postura asertiva en la arena global, desafiando frecuentemente las hegemonías occidentales y alineándose con el bloque soviético durante la era de la Guerra Fría. Esta alineación tuvo implicaciones de gran alcance en sus interacciones con organismos internacionales, especialmente aquellos arraigados en valores liberales occidentales.

La relación de Cuba con las Naciones Unidas (ONU) a lo largo de las décadas ha sido emblemática de su enfoque de política exterior más amplio. Siempre abogando por los principios de soberanía y no intervención, Cuba a menudo se ha encontrado en desacuerdo con los mecanismos de derechos humanos de la ONU. Su propio historial interno de derechos humanos, marcado por represiones y la falta de libertades políticas, ha sido un punto focal de crítica.

La historia del país en el CDH de la ONU y su predecesor, la Comisión de Derechos Humanos, ofrece ideas sobre su estrategia en evolución. La permanencia de Cuba en estos organismos ha estado marcada por esfuerzos para desplazar el discurso de derechos humanos lejos de los derechos civiles y políticos individuales, enfatizando en su lugar los derechos económicos, sociales y culturales colectivos. Esta perspectiva se alinea más estrechamente con la ideología socialista de Cuba y proporciona una contra-narrativa a los paradigmas occidentales de derechos humanos.

Sin embargo, el punto central de controversia sigue siendo: ¿Cómo ha logrado una nación, a menudo bajo escrutinio por su historial de derechos humanos, no solo ser parte, sino también desempeñar un papel significativo en la formación del discurso dentro de la principal institución de derechos humanos de la ONU? La respuesta radica en una combinación de diplomacia hábil, alianzas estratégicas y las cambiantes dinámicas de la política global.

Comprender la participación histórica de Cuba en la ONU y, específicamente, su participación en el CDH de la ONU, es crucial para contextualizar los debates y críticas que rodean su posición actual dentro del Consejo.

La posición de Cuba en apoyo a gobiernos controvertidos

 

El tema de Cuba en el CDH de la ONU no se limita únicamente a su propio historial de derechos humanos, sino que se extiende a sus alineaciones internacionales y su apoyo a otras naciones que enfrentan escrutinio de derechos humanos. Los patrones de voto y las posturas de Cuba en el Consejo ofrecen una visión de sus afiliaciones geopolíticas más amplias.

Uno de los aspectos más debatidos sobre Cuba en el CDH de la ONU ha sido su respaldo constante a gobiernos criticados por presuntas violaciones de derechos humanos. Venezuela sirve como un ejemplo destacado. A pesar de los abrumadores informes de violaciones de derechos en Venezuela, Cuba en el CDH de la ONU ha votado consistentemente en contra de resoluciones que condenen al régimen de Maduro o que soliciten investigaciones independientes.

De manera similar, en el caso de Siria, donde se ha acusado al régimen de Assad de numerosas atrocidades durante la guerra civil en curso, la posición de Cuba en el CDH de la ONU ha sido la de oponerse a intervenciones o condenas. Esta postura se alinea con el histórico apoyo de Cuba a la no intervención y sus intereses geopolíticos estratégicos.

Un análisis más detenido de Cuba en el CDH de la ONU revela un patrón de apoyo a estados con los que comparte lazos ideológicos o estratégicos, a menudo a expensas de lo que muchos argumentan deberían ser consideraciones imparciales de derechos humanos. Esta estrategia no es exclusiva de Cuba, pero es especialmente pronunciada dada su propia problemática situación en materia de derechos humanos.

Además, el papel de Cuba en el CDH de la ONU tiene implicaciones para la credibilidad del Consejo. Cuando un estado miembro, que ya está bajo escrutinio por su situación de derechos humanos interna, apoya abiertamente a otros regímenes controvertidos, plantea preguntas sobre la capacidad del CDH de la ONU para funcionar como defensor neutral y eficaz de los derechos humanos globales.

La continua participación de Cuba en el CDH de la ONU y sus patrones de voto en él sirven como recordatorio de la compleja interacción entre la política y los principios en el ámbito de la defensa internacional de los derechos humanos.

Arguments críticos sobre la pertinencia de Cuba en el Consejo

 

La continua participación de Cuba en el CDH de la ONU plantea varias preguntas críticas sobre el propio ethos del Consejo. Dado el mandato del CDH de la ONU de promover y proteger los derechos humanos en todo el mundo, la inclusión de países con registros cuestionables en materia de derechos, como Cuba, ha suscitado debates sobre la credibilidad y eficacia del organismo.

En primer lugar, la presencia de Cuba en el CDH de la ONU pone de manifiesto una aparente desconexión entre los valores fundamentales del Consejo y las acciones políticas y afiliaciones de algunos de sus miembros. La misión principal del Consejo se ve amenazada cuando se percibe que sus miembros no se adhieren a los principios universales que defiende. Cuba, con su historial de apoyo a gobiernos controvertidos, aviva esta crítica.

Comparar a Cuba en el CDH de la ONU con otros países miembros complica aún más el debate. Si bien ninguna nación está libre de defectos, el apoyo constante que Cuba brinda a regímenes autoritarios la pone en marcado contraste con los miembros que buscan mantener un enfoque equilibrado de los problemas de derechos humanos.

Además, la eficacia del Consejo podría verse comprometida con la presencia de Cuba en el CDH de la ONU. Dada la expectativa global de que el Consejo actúe como un árbitro neutral en cuestiones relacionadas con los derechos, las posturas abiertamente políticas de algunos miembros pueden alejarlo de sus objetivos principales. El desafío radica en discernir la defensa genuina de los derechos humanos de las maniobras geopolíticas.

La reflexión crítica sobre Cuba en el CDH de la ONU no es simplemente un señalamiento hacia Cuba, sino una llamada a la introspección dentro del sistema de la ONU. Plantea preguntas apremiantes sobre los criterios de membresía, el equilibrio entre consideraciones diplomáticas y la defensa de los derechos humanos, y el impacto real de las resoluciones del Consejo.

El debate en torno a Cuba en el CDH de la ONU sirve como un microcosmos de problemas más amplios que afectan a los mecanismos internacionales de derechos humanos, exigiendo una exploración más profunda de la eficacia y el propósito de dichos organismos en el actual clima geopolítico.

La sombra de los presos políticos

 

Un examen más detenido de la situación de los presos políticos en Cuba pinta un cuadro preocupante. Datos recientes indican que hay 1062 presos políticos en Cuba. De manera alarmante, se registraron 21 nuevos presos políticos solo en septiembre de 2023. Estas cifras se vuelven aún más inquietantes cuando se considera la situación de las mujeres y menores detenidos por motivos políticos. Al menos 117 mujeres, incluyendo a dos personas transgénero, están actualmente encarceladas por motivos políticos y de conciencia. Además, 34 menores, compuestos por 30 niños y 4 niñas, están cumpliendo condenas o están siendo procesados penalmente por motivos políticos.

Estos menores a menudo son alojados en instalaciones que, aunque se supone que son para jóvenes, funcionan como auténticas penitenciarías. Los motivos para detener a estas personas se basan en acusaciones ambiguas y amplias del Código Penal Cubano. Estas acusaciones se utilizan para sancionar el ejercicio de derechos fundamentales como la libertad de conciencia, pensamiento, expresión y asociación.

Dados estos hechos, surgen preguntas serias sobre la alineación de la membresía de Cuba en el CDH de la ONU con los principios y objetivos del consejo.

Cuba en el CDH de la ONU: Conclusiones y Recomendaciones


El debate en torno a Cuba en el CDH de la ONU pone de manifiesto las complejidades y desafíos inherentes a las instituciones internacionales de derechos humanos. Encarna la tensión siempre presente entre las complejidades de la política global y la búsqueda intransigente de los derechos humanos universales.
 

La presencia de Cuba en el CDH de la ONU es emblemática de preocupaciones más amplias, lo que lleva a reflexionar sobre la composición y el funcionamiento mismo del Consejo. Para honrar verdaderamente su mandato, el CDH de la ONU debe esforzarse por tener una membresía que refleje un compromiso genuino con los derechos humanos, asegurando que naciones con preocupaciones significativas en materia de derechos humanos, como Cuba, estén bajo un escrutinio continuo.

Una comprensión más clara de los patrones de votación en el CDH de la ONU es esencial. Al hacer que los procesos de toma de decisiones sean más transparentes, la comunidad global puede responsabilizar mejor a los estados miembros por sus posiciones. Esta transparencia podría haber evitado algunas de las posturas más controvertidas adoptadas por Cuba en el CDH de la ONU.

Además, es imperativo reconocer el papel vital de la sociedad civil en este discurso. Al amplificar las voces de las ONG y organizaciones de derechos humanos, el CDH de la ONU puede asegurar una representación más equilibrada de los problemas de derechos humanos, potencialmente contrarrestando la influencia de decisiones políticamente motivadas, como las observadas con Cuba en el CDH de la ONU.

La revisión periódica de los registros de derechos humanos de los estados miembros es otro paso crucial, al igual que fomentar diálogos diplomáticos constructivos. Estas conversaciones pueden fomentar la comprensión y potencialmente impulsar cambios significativos en las prácticas de derechos humanos.

Para concluir, la controversia en torno a Cuba en el CDH de la ONU no se trata solo de Cuba. Es un llamado a la acción, instando al CDH de la ONU y a la comunidad internacional en general a realizar una introspección, llevar a cabo reformas y renovar su compromiso con los principios sagrados de los derechos humanos.

Compartir este artículo
Seguir:
Ph.D. en Filosofía (Université Paris Sciences et Lettres). Investigador Asociado en la Universidad de Montreal, especializado en teoría política y pluralismo. Editor en Jefe de Politics and Rights Review.