El retroceso de los derechos LGBTI en Brasil y Colombia

Fotografía de Mercedes Mehling.

La lucha por el reconocimiento de la comunidad LGBTI en Brasil y Colombia es un testimonio tanto del progreso como de la resistencia. El reconocimiento legal de las uniones homoafectivas en estas naciones marcó una victoria histórica, pero también desencadenó una reacción conservadora que revela dinámicas complejas en juego.

Resistencia y contrarresto: Desvelando dinámicas complejas


En Brasil, el reconocimiento de las uniones homoafectivas por parte del Tribunal Supremo Federal en 2011 fue una decisión histórica. Sin embargo, se encontró con una resistencia inmediata por parte de fuerzas conservadoras, incluyendo grupos religiosos, políticos y segmentos de la sociedad que lo percibieron como un ataque a los valores familiares tradicionales. El contrarresto no fue meramente retórico. Se introdujeron medidas legislativas destinadas a combatir la decisión del Tribunal Supremo, reflejando una tendencia más amplia en la que las fuerzas liberales a menudo recurren al poder judicial para lograr resultados deseados, eludiendo el proceso legislativo. Este enfoque ha llevado a un disfuncionamiento en el sistema de controles y equilibrios, con el poder legislativo resistiendo las decisiones judiciales en cuestiones moralmente controvertidas. La ideología conservadora que se opone al fallo del tribunal influyó indirectamente en la elección de un parlamento más conservador en 2014 y 2018, complicando aún más el panorama político.

En Colombia, el reconocimiento de las uniones homoafectivas por parte de la Corte Constitucional en 2016 también encontró una fuerte resistencia. El contrarresto fue tan intenso que incluso obstaculizó un importante acuerdo de paz entre el Estado y las FARC, que puso fin a un histórico conflicto armado. A diferencia de Brasil, en el caso colombiano, se contó con el respaldo de grupos conservadores desde la Fiscalía General, que buscaba dar forma a los efectos de la decisión de la Corte. A pesar de estos esfuerzos, la reacción conservadora no fue suficiente para revertir las decisiones a favor de los derechos de la comunidad LGBTI. La experiencia colombiana ilustra la compleja interacción entre decisiones legales, fuerzas políticas y valores sociales. Subraya la importancia de comprender el contexto social y político más amplio en el que se libran estas batallas.


La comparación entre Brasil y Colombia revela que la reacción conservadora tras el reconocimiento legal de las uniones homoafectivas fue inmediata y extensa. Se manifestó en la opinión pública, el discurso político y los esfuerzos legislativos. La relación entre los poderes judiciales y legislativos desempeñó un papel significativo en la configuración de la respuesta. En Brasil, la tensión entre estos poderes condujo a la polarización política, mientras que en Colombia, los órganos gubernamentales apoyaron activamente a los grupos conservadores. A pesar del contrarresto, las decisiones a favor de los derechos de la comunidad LGBTI se mantienen firmes. La resistencia puede haber obstaculizado avances adicionales, pero no revirtió el progreso realizado.

Lecciones en la lucha: Resiliencia y progreso


La lucha por los derechos LGBTI en Brasil y Colombia ofrece lecciones valiosas para otras naciones y para todos aquellos que están comprometidos en la lucha por la igualdad y la dignidad humana. Nos recuerda que el progreso a menudo se encuentra con resistencia, que las victorias pueden ser celebradas y defendidas, y que el camino hacia la igualdad está lleno de desafíos. Las experiencias de Brasil y Colombia subrayan la importancia de comprender el contexto más amplio en el que se libran las batallas legales. Destacan la necesidad de un pensamiento estratégico, la formación de coaliciones y la perseverancia.

En un mundo donde los derechos de las comunidades marginadas aún son objeto de controversia, la lucha por los derechos LGBTI es una lucha por el reconocimiento, la aceptación y la dignidad humana. Es una lucha que trasciende las fronteras y resuena con todos aquellos que creen en la justicia y la igualdad. La historia de progreso en Brasil y Colombia no es solo una historia de victorias legales; es un testimonio de la resiliencia del espíritu humano y del poder perdurable de los ideales que nos unen.

Adaptado de un estudio académico para una audiencia más amplia, bajo licencia CC BY 4.0.

ETIQUETADO : , ,
Compartir este artículo