Cuatro hombres están juntos, con uno en el centro mostrando las palabras "Patria y Vida" escritas en su pecho desnudo. La imagen evoca el espíritu de la canción "Patria y Vida", que se ha convertido en un himno de resistencia contra la dictadura cubana. Sus expresiones serias y la ropa oscura subrayan el poderoso mensaje de la canción y la unidad de los cubanos en su lucha por la libertad y la justicia.

Patria y Vida: Desafiando la dictadura cubana a través del arte

Karel J. Leyva
Karel J. Leyva

El ascenso de Patria y Vida

En febrero de 2021, Patria y Vida irrumpió en la escena como un himno potente y desafiante que conmovió los cimientos del régimen comunista cubano. Escrita por Yotuel Romero, el dúo Gente de Zona, Descemer Bueno, y los raperos Eliécer Márquez (conocido como ‘El Funky’) y Maykel Castillo ‘Osorbo’, la canción resonó profundamente entre los cubanos tanto en la isla como en la diáspora.

Su título, que se traduce como “Patria y Vida,” contrasta fuertemente con el eslogan revolucionario Patria o Muerte (“Patria o Muerte”), señalando un llamado a la vida y al cambio sobre la ideología comunista opresiva. Marcando un momento significativo en la historia cubana, el lanzamiento reflejó la frustración generalizada y el deseo de transformación entre la población cubana.

Patria y Vida se convirtió rápidamente en un movimiento y un símbolo de resistencia. La colaboración de destacados artistas cubanos tanto de la isla como de la diáspora destacó la naturaleza transnacional de la lucha por la libertad y los derechos humanos. Esta unidad en la música superó las divisiones geográficas e ideológicas. Subrayó las experiencias y aspiraciones compartidas de los cubanos en todo el mundo.

La rápida difusión y el poderoso mensaje de la canción demuestran la capacidad inigualable de la cultura para impulsar el cambio político en Cuba.

El impacto de la canción fue inmediato y profundo. Sus letras poderosas y su video musical convincente proporcionaron un grito de guerra para aquellos que exigían reformas políticas y sociales. La frase Patria y Vida se convirtió en un eslogan de la oposición, apareciendo en protestas, grafitis y publicaciones en redes sociales. Esta adopción generalizada indicó un cambio significativo en el discurso público, desafiando la narrativa de larga data promovida por el estado cubano.

Este artículo examina el contexto histórico, el simbolismo, la difusión tecnológica, las implicaciones raciales y el impacto cultural y político más amplio de Patria y Vida. Al analizar estos aspectos, se pretende entender cómo la canción capturó el espíritu de la sociedad cubana contemporánea y galvanizó un movimiento por el cambio. La aparición de la canción destaca el poder de las expresiones culturales en las luchas políticas y el espíritu perdurable del pueblo cubano en su búsqueda de un futuro mejor.

Contexto histórico: Guerras culturales en Cuba

El concepto de guerras culturales en Cuba está profundamente arraigado en la historia de la nación, particularmente desde la Revolución de 1959. Reconociendo la potente influencia de la producción cultural, el gobierno revolucionario temprano estableció el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) en 1959.

El cambio de Patria y Vida de la muerte a la vida simboliza un rechazo a los sacrificios impuestos por el estado y un llamado a un futuro donde se prioricen la vida y la libertad.

Este movimiento fue parte de un esfuerzo más amplio para controlar y utilizar las narrativas culturales para promover ideales socialistas y consolidar el poder. A finales de 1960, la nacionalización de toda la producción cinematográfica, estaciones de radio y televisión, galerías de arte, museos y prensa escrita subrayó la importancia que el estado otorgaba al control cultural.

A lo largo de las décadas, la cultura ha seguido siendo un campo de batalla por la supremacía ideológica en Cuba. El gobierno ha utilizado constantemente iniciativas culturales para propagar su narrativa revolucionaria, retratando al estado como el salvador de las injusticias históricas y las amenazas externas, principalmente de los Estados Unidos. Esta estrategia cultural tenía como objetivo fomentar una identidad colectiva alineada con los principios socialistas, marginando las voces disidentes y las perspectivas alternativas.

La producción cultural en Cuba también ha sido un sitio de resistencia y crítica. Artistas, músicos e intelectuales han navegado los estrictos controles del estado para crear espacios de debate crítico y expresión. El Período Especial de los años 90, marcado por una grave crisis económica tras el colapso de la Unión Soviética, vio un resurgimiento de la expresión artística independiente. Este período destacó la resiliencia y creatividad de los productores culturales cubanos, que utilizaron su trabajo para reflejar las complejidades y luchas de la vida cotidiana.

El lanzamiento de Patria y Vida es parte de esta larga tradición de resistencia cultural. El poderoso mensaje de la canción y su difusión viral reflejan la importancia duradera de la cultura como herramienta de expresión política y cambio en Cuba. Entender el contexto histórico de las guerras culturales en Cuba ayuda a comprender la importancia de Patria y Vida y su papel en la lucha continua por la libertad y la justicia en la isla.

Patria y Vida. Protesta contra la dictadura cubana.
Patria y Vida se ha convertido en el himno de la resistencia tanto en Cuba como en la diáspora. Foto por Cristobal Herrera.

Simbolismo y mensaje de Patria y Vida

El cambio de Patria y Vida de la muerte a la vida simboliza un rechazo a los sacrificios impuestos por el estado y un llamado a un futuro donde se prioricen la vida y la libertad.

Sus letras denuncian los fracasos del gobierno cubano, abordando temas como las dificultades económicas, la represión y la falta de libertad. Líneas como “No más mentiras, mi pueblo pide libertad, no más doctrinas” resuenan con muchos cubanos cansados de la propaganda estatal. El coro, que declara “Se acabó, tu tiempo se acabó, el silencio se rompió,” captura el deseo urgente de cambio.

Patria y Vida demostró el papel crítico de la adaptabilidad y la innovación en el activismo digital.

El video musical amplifica el mensaje de la canción, presentando imágenes de la vida diaria en Cuba junto con imágenes de protestas y violencia estatal. Un momento poderoso muestra a Yotuel Romero con Patria y Vida escrito en su pecho desnudo, simbolizando las apuestas personales y colectivas en la lucha por la libertad y la justicia en Cuba.

Patria y Vida también ha sido adoptado por la diáspora cubana, donde sirve como un grito de guerra contra el gobierno cubano. Este apoyo transnacional destaca el amplio atractivo de la canción y su capacidad para unir a los cubanos a través de las divisiones. A pesar de las controversias, la canción ha logrado llamar la atención sobre la difícil situación del pueblo cubano y energizar un movimiento por el cambio.

Precariedad tecnológica y viralidad fuera de línea

En un país con acceso limitado y costoso a Internet, Patria y Vida logró viralidad a través de medios no convencionales. El panorama digital de Cuba está marcado por la precariedad tecnológica, con muchos residentes careciendo de conexiones confiables a Internet. A pesar de estos desafíos, la canción llegó a una amplia audiencia a través de redes alternativas y métodos de intercambio fuera de línea.

Los medios estatales y los funcionarios han atacado a los artistas, utilizando a menudo un lenguaje racialmente cargado.

Los cubanos han desarrollado formas ingeniosas para sortear las limitaciones de la infraestructura digital. Un método significativo es el paquete semanal, un paquete semanal de contenido digital distribuido a través de unidades USB. Esta red fuera de línea permite a los cubanos acceder a medios, incluyendo películas, música y noticias, sin conexiones a Internet. Patria y Vida se difundió rápidamente a través de esta red, alcanzando a oyentes que de otro modo estarían aislados de dicho contenido.

El impacto de la canción fue amplificado aún más por las redes sociales, particularmente entre la diáspora cubana. Mientras que muchos en la isla dependían de métodos fuera de línea, aquellos con mejor acceso a Internet la compartieron ampliamente en plataformas como YouTube y Facebook. Esta estrategia dual de difusión fuera de línea y en línea ayudó a Patria y Vida a lograr un alcance e influencia imposibles a través de medios tradicionales.

Patria y Vida demostró el papel crítico de la adaptabilidad y la innovación en el activismo digital al navegar exitosamente el panorama tecnológico de Cuba. Los creadores y seguidores de la canción lograron eludir la censura estatal y llegar a una amplia audiencia a través de una combinación de redes fuera de línea y redes sociales.

Protest against Cuban dictatorship held in front of the Canadian Parliament in Ottawa, Summer 2021.
Protesta contra la dictadura cubana frente al Parlamento Canadiense en Ottawa, verano de 2021. Foto de Lezubalaberenjena bajo CC BY NC ND.

Producción y circulación de la canción

La creación y distribución de Patria y Vida fue un esfuerzo transnacional que reflejó la interconexión de las comunidades cubanas en todo el mundo. Producido en Miami, el video musical de la canción incluyó imágenes clandestinas filmadas en La Habana. Esta colaboración entre artistas de la isla y de la diáspora destaca experiencias y aspiraciones compartidas que trascienden las fronteras geográficas.

Los creadores eludieron la censura estatal y entregaron un poderoso mensaje de resistencia.

Yotuel Romero, uno de los coautores de la canción, coordinó la producción. En Miami, trabajó con Alexander Delgado y Randy Malcom Martínez de Gente de Zona, y el cantautor Descemer Bueno.

Mientras tanto, en La Habana, los raperos Maykel Osorbo y Eliécer Márquez (El Funky) contribuyeron con sus versos. Incluir a estos artistas radicados en La Habana fue crucial, enraizando el mensaje de la canción en las realidades de aquellos que aún residen en Cuba.

El proceso de producción fue complejo y lleno de desafíos. Filmar el video musical en La Habana requirió secretismo para evitar ser detectados por las autoridades. Osorbo y El Funky, miembros del Movimiento San Isidro (MSI), filmaron sus partes en una casa abandonada, conectándose a una línea eléctrica para obtener electricidad. Esta operación clandestina demuestra los riesgos que enfrentan los artistas que critican al gobierno cubano.

Una vez completada, la canción y el video fueron difundidos a través de varios canales. Además de redes offline como el paquete semanal, la canción se subió a YouTube, rápidamente acumulando millones de vistas. Las redes sociales jugaron un papel crucial en amplificar su alcance, con partidarios compartiendo el video ampliamente y usando el hashtag #PatriaYVida para difundir su mensaje.

La naturaleza colaborativa de la producción y distribución de Patria y Vida refleja el esfuerzo colectivo necesario para desafiar el poder estatal en Cuba. Al unir a artistas de diferentes antecedentes y aprovechar los medios tradicionales y digitales, los creadores eludieron la censura estatal y entregaron un poderoso mensaje de resistencia. Esta sección destaca el intrincado proceso detrás de la creación de la canción y las estrategias innovadoras que garantizaron su amplia circulación.

Raza, desigualdad y recepción

La recepción de Patria y Vida revela dinámicas complejas de raza y política dentro y fuera de Cuba. A pesar de las afirmaciones de la Revolución Cubana de haber erradicado el racismo, muchos cubanos negros enfrentan desafíos económicos y sociales significativos. Patria y Vida da voz a estas luchas, destacando problemas como el acoso policial, la falta de oportunidades económicas y la discriminación sistémica.

Los artistas de la canción, todos afrocubanos, aportan autenticidad y experiencia personal al mensaje. Maykel Osorbo y El Funky, ambos negros y de barrios económicamente desfavorecidos, encarnan las realidades de muchos afrocubanos. Su participación revela las dimensiones raciales de las protestas y el movimiento más amplio por el cambio en Cuba.

Aunque Patria y Vida ha sido ampliamente celebrada, las discusiones sobre el racismo sistémico a menudo se evitan. El apoyo a la canción de sectores de la diáspora que históricamente han descuidado las discusiones sobre la desigualdad racial se ha centrado principalmente en su naturaleza rebelde.

Los manifestantes coreaban Patria y Vida mientras exigían libertades, mejores condiciones de vida y el fin de la represión.

La respuesta del gobierno cubano a la canción ha estado marcada por connotaciones raciales. Los medios estatales y los funcionarios han atacado a los artistas, utilizando a menudo un lenguaje cargado de racismo. Esta respuesta refleja una renuencia general a confrontar el racismo sistémico dentro de la sociedad cubana. En lugar de comprometerse con la crítica de la canción, el gobierno ha intentado desacreditar a sus creadores y desestimar la canción como una herramienta de influencia extranjera.

Las respuestas a Patria y Vida arrojan luz sobre la compleja interacción de la raza y la política tanto en Cuba como en su diáspora. Mientras la canción ha galvanizado un movimiento por el cambio, también ha revelado profundos desafíos para abordar las desigualdades raciales.

Impacto en la comunidad y protestas

Patria y Vida has had a profound impact on Cuban society, serving as a catalyst for political mobilization and protest. The song quickly became a rallying cry for those demanding change, culminating in the unprecedented protests on July 11, 2021.

La producción cultural es una herramienta poderosa para la expresión política y la resistencia.

Estas manifestaciones, que llevaron a miles de cubanos a las calles, fueron las más grandes en décadas y marcaron un momento significativo en la historia del país.

Las protestas del 11 de julio se caracterizaron por un descontento generalizado con la gestión gubernamental de los problemas económicos y sociales. Los manifestantes coreaban Patria y Vida mientras exigían democracia, libertades, mejores condiciones de vida y el fin de la represión. El poderoso mensaje de la canción resonó con muchos cubanos frustrados por la incapacidad del estado para abordar sus necesidades y aspiraciones.

Las protestas fueron notables por su diversidad geográfica y demográfica. Las manifestaciones ocurrieron en ciudades y pueblos de toda la isla, involucrando a personas de diversos antecedentes y grupos de edad. Esta participación generalizada reflejó el atractivo amplio del movimiento y la profunda insatisfacción con el status quo. Patria y Vida unió estas voces diversas, proporcionando un lenguaje común de resistencia.

Tras las protestas, el gobierno cubano respondió con una represión, arrestando a cientos de participantes y aumentando los esfuerzos para controlar la disidencia. A pesar de esta represión, el espíritu de las protestas y el mensaje de Patria y Vida continuaron resonando. La influencia de la canción se extendió más allá de los eventos inmediatos del 11 de julio, inspirando actos continuos de resistencia y solidaridad.

El impacto de Patria y Vida en las protestas y el movimiento más amplio por el cambio en Cuba no puede ser subestimado. Ha proporcionado un poderoso símbolo de esperanza y desafío, galvanizando a una generación de cubanos para demandar un futuro mejor.

Yotuel Romero, one of the authors of the song Patria y Vida, during a demonstration in Spain for the freedom of Cuba.
Yotuel Romero, uno de los autores de la canción Patria y Vida, durante una manifestación en España por la libertad de Cuba. Foto de Jo Kassis.

Resistencia cultural y cambio político: Perspectivas teóricas

Para comprender plenamente el impacto de Patria y Vida, es esencial enmarcarlo dentro de teorías que exploran la intersección de la cultura y la política.

La teoría de la movilización de recursos explica cómo los artistas utilizan su reconocimiento y redes transnacionales para organizarse y difundir su mensaje. Yotuel Romero y Gente de Zona movilizan recursos digitales y humanos, eludiendo las restricciones del régimen cubano y alcanzando una audiencia global.

La teoría de las oportunidades políticas se centra en cómo los movimientos sociales aprovechan los momentos de crisis y descontento. Patria y Vida surge en un contexto de crisis económica y creciente insatisfacción, capitalizando estas condiciones para movilizar a la población y catalizar protestas masivas. Este enfoque ayuda a explicar cómo la canción amplifica y canaliza las frustraciones del pueblo cubano hacia la acción política.

El gobierno cubano intentó contrarrestar estas narrativas desestimando la canción como un producto de interferencia extranjera y propaganda.

La teoría de los nuevos movimientos sociales destaca las características innovadoras del movimiento, que utiliza medios digitales y redes transnacionales, enfatizando la identidad cultural y los derechos humanos. A diferencia de los movimientos tradicionales, Patria y Vida celebra la identidad y la resistencia del pueblo cubano, conectando con partidarios tanto dentro como fuera de Cuba y utilizando tácticas innovadoras para evadir la censura estatal.

La teoría de la acción colectiva explica cómo los individuos se unen para formar movimientos y coordinar acciones. A pesar de los desafíos organizacionales en un entorno represivo, Patria y Vida demuestra un alto nivel de coordinación y compromiso, incentivando la participación a través de un sentido compartido de identidad y urgencia moral.

Estas teorías proporcionan un marco robusto para entender cómo Patria y Vida no solo refleja sino que también transforma la lucha por la libertad y la justicia en Cuba. Al integrar la movilización de recursos, las oportunidades políticas, los nuevos movimientos sociales y la acción colectiva, podemos apreciar cómo la canción actúa como un poderoso catalizador para el cambio social y político.

A vivid scene of daily life in Cuba, showing a crowd of people, many of whom appear to be waiting in line. The picture reflects the challenging circumstances described in my text, where food shortages force many to endure long queues to access basic necessities. This visual narrative underscores the struggles faced by the Cuban population and resonates with the sentiments expressed in songs like "Patria y Vida," which voices opposition to such hardships.
Widespread food shortages are the daily reality for Cubans who must stand in long queues to access some basic products. Photo by Adam Cohn.

Movimientos musicales y políticos previos

Patria y Vida puede compararse con otros movimientos musicales con impactos políticos significativos. El movimiento de la Nueva Canción en Chile y el movimiento del Tropicalismo en Brasil utilizaron la música para desafiar regímenes autoritarios y promover el cambio social. Estos movimientos, al igual que Patria y Vida, combinaron la innovación artística con el activismo político, resonando profundamente con sus audiencias.

El movimiento de la Nueva Canción surgió en las décadas de 1960 y 1970 en América Latina, particularmente en Chile. Artistas como Violeta Parra y Víctor Jara usaron la música folclórica para expresar preocupaciones sociales y políticas, abogando por los derechos de los marginados y criticando los regímenes opresivos. Sus canciones se convirtieron en himnos para los movimientos sociales, desempeñando un papel crucial en la movilización de apoyo para el cambio político. De manera similar, Patria y Vida ha utilizado el poder de la música para articular las frustraciones y aspiraciones del pueblo cubano, sirviendo como un grito de protesta para aquellos que demandan cambio.

En Brasil, el movimiento del Tropicalismo de finales de la década de 1960, liderado por artistas como Caetano Veloso y Gilberto Gil, desafió las normas culturales y la represión política. El movimiento mezcló la música brasileña tradicional con influencias internacionales, creando un género vibrante y cargado políticamente. Los artistas del Tropicalismo enfrentaron censura y persecución, pero su música inspiró a una generación a cuestionar el status quo y a imaginar una sociedad más inclusiva y democrática. Patria y Vida refleja este espíritu de desafío e innovación, utilizando una mezcla de hip-hop, reggaetón y sonidos cubanos tradicionales para transmitir su mensaje.

En Cuba, como en el exilio, artistas y grupos musicales antitotalitarios también han sido significativos, con varios artistas y grupos utilizando su música para desafiar al régimen. "Ya viene llegando" de Willy Chirino se convirtió en un himno para los exiliados cubanos, movimientos disidentes internos y para todos los que sueñan con un cambio político.

La escena del hip-hop, con grupos como Los Aldeanos y Escuadrón Patriota, ha sido particularmente influyente, abordando temas de injusticia social, censura y opresión a través de sus letras crudas y explícitas. De manera similar, la banda de punk rock Porno para Ricardo ha utilizado letras satíricas y provocativas para criticar la falta de libertad y las malas condiciones de vida en Cuba. Estos artistas y movimientos, entre muchos otros, han creado un espacio para la disidencia y la libre expresión, haciendo de la cultura un arma contra la represión totalitaria del régimen cubano.

Impacto internacional y cobertura mediática

Los medios internacionales han amplificado el impacto de Patria y Vida. Los medios de comunicación y las plataformas de redes sociales cubrieron extensamente la canción, llevando la atención global a la situación en Cuba. Esta cobertura influyó en la opinión pública y aumentó la presión sobre el gobierno cubano para abordar las demandas de los manifestantes.

Importantes organizaciones de noticias internacionales, como The New York Times, BBC y Al Jazeera, informaron sobre la canción y las protestas que inspiró. Su cobertura destacó la importancia de Patria y Vida como símbolo de resistencia y su papel en galvanizar un movimiento por el cambio. Esta atención mediática elevó las voces de los manifestantes, proporcionándoles una plataforma global para compartir sus quejas y aspiraciones.

Captura de pantalla de un artículo del New York Times titulado 'Patria y Vida — Homeland and Life — Lemas en las protestas de Cuba'. El artículo muestra la transformación de la canción de rap 'Patria y Vida' en un poderoso grito de protesta.
Captura de pantalla de un artículo del New York Times titulado 'Patria y Vida — Homeland and Life — Lemas en las protestas de Cuba'. El artículo muestra la transformación de la canción de rap 'Patria y Vida' en un poderoso grito de protesta.

Las redes sociales también han sido fundamentales para difundir el mensaje de Patria y Vida. Plataformas como Twitter, Facebook y YouTube permitieron la rápida difusión de la canción y sus imágenes asociadas. El hashtag #PatriaYVida fue ampliamente utilizado para compartir videos, fotos y mensajes de apoyo, creando una comunidad virtual de solidaridad que se extiende más allá de las fronteras de Cuba. Este activismo digital mantuvo el impulso de las protestas y mantuvo la atención internacional centrada en la causa cubana.

La respuesta global a Patria y Vida refleja el atractivo universal de la canción y su capacidad para resonar con personas de diversos orígenes. Muchos en todo el mundo ven paralelismos entre las luchas del pueblo cubano y sus propias experiencias de opresión y resistencia. Esta solidaridad se manifestó de diversas formas, incluyendo demostraciones de apoyo, esfuerzos de recaudación de fondos y campañas de defensa destinadas a influir en la política exterior hacia Cuba.

El gobierno cubano intentó contrarrestar estas narrativas desestimando la canción como producto de la interferencia extranjera y la propaganda. A pesar de estos esfuerzos, la amplia difusión de Patria y Vida dificultó que el estado controlara completamente la narrativa.

Patria y Vida ha ganado un reconocimiento significativo desde su lanzamiento. En la 22ª edición de los Premios Grammy Latinos, celebrada en Las Vegas en noviembre de 2021, ganó los premios a Canción del Año y Mejor Canción Urbana. Además, el documental Patria y Vida: The Power of Music investiga la historia detrás de esta canción revolucionaria.

Dirigido por la cineasta española Beatriz Luengo, el documental examina el proceso detrás de escena y las repercusiones de la creación de la canción. Desde los artistas independientes que la grabaron en La Habana y Miami hasta su impacto global, la película revela cómo la música puede convertirse en un arma para la libertad. A pesar de las amenazas y la censura, la canción ha inspirado al mundo y ha demostrado que el arte puede ser un vehículo poderoso para el cambio social.

Conclusiones

Patria y Vida ejemplifica el poder transformador de la música y la cultura en la promoción del cambio social y político. Su propagación viral, a pesar de los obstáculos tecnológicos y políticos, destaca la resistencia y creatividad del pueblo cubano. El mensaje del himno ha resonado profundamente con los cubanos tanto en la isla como en la diáspora, actuando como un llamado unificador para aquellos que buscan la democracia.

La influencia de Patria y Vida se extiende más allá de las protestas iniciales que inspiró. Ha energizado a una nueva generación de cubanos, más hábiles en la comunicación digital y más dispuestos a desafiar el status quo. El éxito de este himno en navegar el panorama tecnológico de Cuba a través de redes tanto offline como online demuestra el potencial del activismo digital de base.

A escala internacional, Patria y Vida ha obtenido una atención mediática significativa. Ha influido en las percepciones globales sobre Cuba y aumentado la presión sobre su gobierno. Esta solidaridad mundial ha proporcionado apoyo moral y material al pueblo cubano y ha enfatizado la interconexión de las luchas por la libertad y la justicia en todo el mundo.

Las historias personales de los artistas involucrados subrayan aún más el impacto del himno y los riesgos asociados con su activismo. Mientras Yotuel Romero y Gente de Zona vivían fuera de Cuba cuando se lanzó la canción, El Funky tuvo que abandonar la isla posteriormente. Maykel Osorbo fue encarcelado unos meses después del debut de la canción y continúa sufriendo malos tratos en prisión.

El artista Manuel Otero Alcántara, quien aparece en el videoclip y fue nombrado uno de los 100 personas más influyentes de 2021 por la revista Time, también fue encarcelado en julio de 2021, coincidiendo con el levantamiento social contra el régimen comunista. Numerosas campañas internacionales y nacionales han buscado su liberación, pero el régimen sigue sin responder. Aunque son las caras más visibles de los prisioneros de conciencia, el gobierno cubano mantiene a más de mil presos políticos, incluidos mujeres y niños.

Patria y Vida ha desencadenado un movimiento por el cambio, ha desafiado las narrativas estatales e inspirado solidaridad dentro y fuera de Cuba. El legado de este himno probablemente seguirá influyendo en la búsqueda de libertad, justicia y democracia del pueblo cubano.

Compartir este artículo
Seguir:
Ph.D. en Filosofía (Université Paris Sciences et Lettres). Investigador Asociado en la Universidad de Montreal, especializado en teoría política y pluralismo. Editor en Jefe de Politics and Rights Review.