Por qué el nacionalismo: Política, derechos e identidad

Foto por Dzulfahmi Fauzan.

El libro de Yael Tamir, "Why Nationalism," presenta una exploración de la intrincada relación entre el nacionalismo y el liberalismo. El libro profundiza en los méritos y desafíos del nacionalismo, retratándolo como una fuerza dual capaz de unir y dividir a las sociedades.

A lo largo del libro, ella sostiene que para que el liberalismo florezca de manera auténtica, debe ser fortalecido por principios nacionalistas. Esta perspectiva se basa en la creencia de que el nacionalismo, cuando se aprovecha correctamente, puede servir como una fuerza política constructiva e innovadora.

Dualidad del nacionalismo

 

Tamir distingue dos formas predominantes de nacionalismo. La primera gira en torno a regiones como Cataluña y Escocia, destacando el anhelo de autogobierno. Esta manifestación de nacionalismo surge de una búsqueda genuina de autonomía pero puede erosionar inadvertidamente la solidaridad cívica de los Estados-nación.

La segunda forma, etiquetada por Tamir como el 'nacionalismo de los vulnerables', aborda a aquellos marginalizados por la hiper-globalización. Estas personas recurren al nacionalismo como un medio para expresar sus preocupaciones, buscando reconocimiento, y afirmar sus derechos dentro del marco nacional más amplio.

Tamir subraya la necesidad de un nuevo contrato social. En una era en la que las capacidades distributivas de los Estados nación están disminuyendo y la homogeneidad cultural está asediada, ella aboga por el Estado-nación como la única opción viable. La incapacidad del globalismo para reemplazar al nacionalismo, como sugiere Tamir, podría reflejar más las dinámicas geopolíticas actuales que cualquier defecto intrínseco en el globalismo en sí.

Perspectivas desafiantes

 

A pesar de sus múltiples méritos, el libro invita a un escrutinio en ciertas dimensiones de los argumentos de Tamir. Su crítica a la política de identidad, incluso mientras aboga simultáneamente por los grupos a los que estas políticas pretenden fortalecer, introduce una notable paradoja. 

Esta yuxtaposición, combinada con la ausencia de una alternativa claramente definida, genera dudas sobre la coherencia fundamental del libro. Esta dualidad desafía sutilmente su afirmación principal de que el nacionalismo forma el cimiento indispensable para las democracias liberales modernas.

Aunque Tamir reconoce el papel de la educación en la construcción de naciones, parece pasar por alto su potencial como pieza clave para fomentar la cohesión social en sociedades multiculturales. Su descripción del nacionalismo establece una frontera marcada entre nacionales y otros, como inmigrantes y minorías étnicas. Lamentablemente, esta perspectiva pasa por alto las complejas dinámicas que a menudo enfrentan los inmigrantes de segunda y tercera generación, equilibrando su cultura ancestral y la nación adoptada.

Nacionalismo Idealizado

 

La postura incuestionable del libro frente a los sentimientos exclusivos de las mayorías nacionales, junto con una propensión a racionalizar sus a menudo interpretaciones edulcoradas de los eventos históricos controvertidos de su nación, es desconcertante. Haciendo referencia principalmente al contexto de América del Norte, Tamir presenta una perspectiva idealizada sobre las ventajas de la nacionalidad.

Este punto de vista, que parece equiparar los privilegios experimentados por hombres blancos estadounidenses con los de comunidades marginadas, como la población afroamericana, corre el riesgo de simplificar en exceso las dinámicas matizadas de dominación, ya sea intercultural o patriarcal.

Si bien el trabajo de Tamir ilumina las complejidades del nacionalismo, también evita discusiones vitales, como la razón detrás de la adopción de políticas multiculturales específicas y su impacto posterior en los valores democráticos. Si bien se reconoce la importancia de la vulnerabilidad de las mayorías nacionales, sigue siendo esencial reconocer que esta vulnerabilidad no opaca inherentemente la de otros ciudadanos.

Conclusión

 

En conclusión, 'Why Nationalism', a pesar de sus valiosas ideas, exige un enfoque crítico. La representación del nacionalismo en el libro, al ofrecer una visión no crítica de los sentimientos exclusivos de las mayorías nacionales, tiende a legitimar sus interpretaciones de la historia de su nación.

 Además, la concepción idealizada de la construcción de la nación de Tamir, especialmente en el contexto norteamericano, pasa por alto las complejidades de la dominación que limitan la agencia de ciertos individuos.

El trabajo también descuida las razones que fundamentan la adopción de políticas multiculturales y sus repercusiones en los valores democráticos. Sin duda, la vulnerabilidad de las mayorías nacionales tiene peso moral, pero no es inherentemente superior a las vulnerabilidades que enfrentan otros ciudadanos.

 

ETIQUETADO : , ,
Compartir este artículo
Seguir:
Doctor en Filosofía (Université Paris Sciences et Lettres). Investigador asociado en la Universidad de Montreal, especializado en teoría política y pluralismo. Editor de Politics and Rights Review.