La amenaza del nacionalismo cristiano blanco a la democracia estadounidense

Karel J. Leyva
Karel J. Leyva
Un rassemblement aux États-Unis plaidant pour le nationalisme chrétien comme pilier fondamental de la nation. Photo de Ken Fager.

El creciente influjo del nacionalismo cristiano blanco, su impacto en las decisiones políticas y su papel en la configuración del panorama político de Estados Unidos han suscitado un notable interés académico en las últimas décadas. En The Flag and the Cross: White Christian Nationalism and the Threat to American Democracy, Gorski y Perry (Oxford University Press, 2022) exploran estos temas.

El estudio tiene como objetivo analizar la amenaza que esta ideología representa para la democracia estadounidense. Al rastrear sus raíces hasta los cimientos del país, Gorski y Perry examinan sus complejas implicaciones políticas, definiendo no solo el nacionalismo cristiano blanco, sino también explorando sus orígenes, mecanismos y trayectoria futura.

Analizando el nacionalismo cristiano blanco

Basándose en su propia investigación sociológica realizada entre 2019 y 2021, Gorski y Perry identifican siete indicadores que miden la pertenencia al nacionalismo cristiano blanco. Estos indicadores incluyen creencias de que documentos como la Declaración de Independencia y la Constitución de Estados Unidos están divinamente inspirados, que el éxito de América es parte del plan de Dios, y que el gobierno federal debe defender los valores cristianos y permitir la oración en las escuelas públicas y símbolos religiosos en espacios públicos.

La violencia cristiana blanca se convierte en un tema central que conecta el orden y la libertad.

Esto refleja el deseo de restaurar y privilegiar los mitos, valores, identidad y autoridad de una tribu etnocultural particular, mientras relegan a otras tribus a su lugar percibido como justo.

El estudio arroja luz sobre la intrincada relación entre religión, raza y política en Estados Unidos, proporcionando percepciones relevantes sobre las raíces históricas e ideológicas del nacionalismo cristiano blanco. Expone cómo la subyugación de los nativos americanos y la esclavitud de africanos se justificaban mediante la participación conjunta de cristianos blancos y clérigos en actos de violencia racial, opresión e incluso linchamientos.

Además, los autores profundizan en la influencia de la teología en los argumentos tanto a favor como en contra de la esclavitud negra, ilustrando cómo los teólogos pro-esclavitud usaron la maldición de Cam para justificar la esclavitud, mientras que los abolicionistas cristianos abogaban por la igualdad de derechos para todos los seres humanos. Este análisis destaca la importancia de examinar críticamente las creencias religiosas y su impacto en las actitudes sociales y políticas.

Implicaciones para la democracia americana

El libro también aborda la relación intrincada entre las ideas libertarias del movimiento Tea Party y los impulsos etnotradicionalistas del nacionalismo cristiano blanco. Los autores argumentan que esta combinación racializada de libertad libertaria para los blancos y control autoritario sobre los no blancos explica las inconsistencias en las actitudes conservadoras blancas hacia la violencia. La violencia cristiana blanca se convierte en un tema central que conecta el orden y la libertad, mientras que la violencia de las minorías se percibe como la amenaza más significativa a esta última.

Al discutir el auge del iliberalismo, Gorski y Perry presentan la insurrección del Capitolio el 6 de enero de 2021, como la erupción de fuerzas subterráneas que han estado hirviendo durante mucho tiempo y que continúan persistiendo. La creciente presión observada en el panorama político estadounidense proviene de cambios demográficos graduales, notablemente la percepción de una sociedad que se vuelve menos blanca y menos cristiana, mientras se vuelve simultáneamente más diversa, secular y cosmopolita.

Este desarrollo entra en conflicto directo con el concepto de nacionalismo blanco, que percibe a Estados Unidos como una nación cristiana blanca favorecida por Dios y gobernada por hombres cristianos blancos dispuestos a defender la libertad y el orden con violencia. Aunque la derrota de la insurrección detuvo temporalmente las acciones de las fuerzas iliberales, la posibilidad de una segunda erupción, aún más violenta, permanece, representando una amenaza para la democracia americana al menos durante una generación.

El libro en su conjunto representa una contribución significativa que arroja luz sobre la creciente amenaza que representa el nacionalismo cristiano blanco para la democracia en Estados Unidos. Los autores proporcionan un análisis pertinente de la historia, la política y la cultura del nacionalismo cristiano blanco, ofreciendo perspectivas valiosas sobre cómo enfrentar esta creciente amenaza y enfatizando la necesidad de una amplia alianza entre individuos de diferentes antecedentes políticos y religiosos para defender la democracia americana.

Áreas para futuras investigaciones y análisis

A pesar de estas valiosas contribuciones, ciertos aspectos del libro se beneficiarían de una exploración más profunda. Particularmente, el análisis de Gorski y Perry sobre la relación entre el nacionalismo cristiano blanco y el nativismo político carece de una explicación exhaustiva de su naturaleza entrelazada y no proporciona una definición operativa de nativismo.

Además, un examen exhaustivo del papel del nativismo racista dentro de la ideología del nacionalismo cristiano blanco habría profundizado nuestro entendimiento de este fenómeno intrincado. Precisamente porque a lo largo de la historia, el nacionalismo cristiano blanco ha funcionado como una fuerza legitimadora para perpetuar ideologías racistas, lo que ha llevado a la exclusión y marginalización sistemáticas de los pueblos indígenas nativos y los afroamericanos.

Estas comunidades han sido frecuentemente percibidas como amenazas para la ideología dominante del nacionalismo cristiano blanco debido a sus únicos antecedentes culturales, religiosos y raciales, resultando en su tratamiento como forasteros en su propia tierra. Estos mismos elementos constituyen los componentes centrales que definen el nativismo racial. These very elements constitute the core components that define racial nativism.

Un análisis más extenso de la compleja interacción entre el nativismo político, el racismo y el nacionalismo cristiano blanco habría enriquecido aún más las percepciones del libro. A pesar de la necesidad de exploración adicional en ciertas áreas, este libro sigue siendo un recurso invaluable para académicos e investigadores ansiosos por comprender los desafíos multifacéticos que plantea el nacionalismo cristiano blanco a los cimientos de la democracia americana.

Compartir este artículo
Seguir:
Ph.D. en Filosofía (Université Paris Sciences et Lettres). Investigador Asociado en la Universidad de Montreal, especializado en teoría política y pluralismo. Editor en Jefe de Politics and Rights Review.